martes, 9 de marzo de 2010

Palabras en la nada

La noche cae, inmensa y lejana.
La nada, entre el oscuro, vocifera esencias de eternidad,
y las breves sombras acicalan la soledad de los vacíos.

El silencio se inspira, puro,
como los cristales del océano,
embalsamado con el sutil néctar del rocío.

Simple y claro como una estrella,
como una cuajada temblorosa de la lluvia de marzo,
seduce a la sibilina soledad
de la noche infinita.

Las palabras mudas pasan, taciturnas,
por la noche y por mi alma.

La luna se inflama y el viento, a su paso, murmura.

1 comentario:

  1. Algo rebscado, pero suerinteresante.
    Te sigo.
    Bueno tu blog.

    ResponderEliminar